¿Por que son saludables los mariscos en nuestea dieta? Llevar una dieta equilibrada implica incluir pescados y marisco nuestra dieta por lo menos tres veces a la semana. Asi tambien, siempre que nos sea posible, es recomendable comer mariscos puesto que sus cualidades nutricionales son muy importantes.

Si queremos llevar una dieta baja en calorías, lo idóneo es recurrir al pescado blanco pues el contenido en grasa que encontramos en su carne es mucho menor que el de los pescados azules. La merluza, el bacalao o el rape son algunos de los pescados de los que podrás disfrutar gustosamente sin necesidad de medir las calorías que nos aportan.  En lo que respecta al marisco, 100 gramos de su carne no suelen superar las 85 calorías; esto se debe a que es rico en agua y tiene un bajo contenido en grasas.

Algunos ejemplos de pescado blanco:abadeo

ABADEJO: El abadejo (Pollachius pollachius) es una especie de pez gadiforme de la familia Gadidae. Es similar al bacalao y mide entre 70 y 80 cm, aunque puede alcanzar los 120 cm y llegar a pesar 10 kg. Tiene el vientre claro y el dorso verde oliváceo con tonalidades pardas. Es habitual en el golfo de Vizcaya y, en general, en todo el Atlántico norte y oriental.

BACALAO: El bacalao común, bacalao del Atlántico o bacalao de Noruega (Gadus morhua) es una de las cerca de 60 especies de bacalaouna misma familia de peces migratorios. Vive en mares fríos del norte. Por lo general el bacalao es de tamaño pequeño, aunque algunos ejemplares pueden llegar a alcanzar los cien kilogramos de peso con un tamaño de hasta casi dos metros. Se alimenta de otros peces más pequeños, como el arenque. El bacalao se considera pescado blanco siempre que no esté con salazón, porque de ser así, concentraría mucha más grasa y pasaría a ser un pescado azul.

 

RAYA: Los rajiformes o rayiformes (Rajiformes) son un orden de peces cartilaginosos la rayadel superorden Batoidea; estrechamente emparentados con los tiburones, comparten con ellos la estructura general del esqueleto, el número y tipo de aletas y la morfología de las hendiduras branquiales; se distinguen por la posición ventral de estas últimas y por la forma aplanada del cuerpo, en el que las aletas pectorales se unen al tronco formando un “disco”.